GRAMATOLOGIA DERRIDA PDF

His submission was unsuccessful. Summary[ edit ] Derrida argues that throughout the Western philosophical tradition, writing has been considered as merely a derivative form of speech, and thus as a "fall" from the "full presence" of speech. In the course of the work he deconstructs this position as it appears in the work of several writers, showing the myriad aporias and ellipses to which this leads them. Derrida does not claim to be giving a critique of the work of these thinkers, because he does not believe it possible to escape from operating with such oppositions.

Author:Malale Moogular
Country:Zambia
Language:English (Spanish)
Genre:Software
Published (Last):5 November 2010
Pages:168
PDF File Size:5.14 Mb
ePub File Size:13.50 Mb
ISBN:325-5-26409-566-6
Downloads:72103
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Gazil



La ubicacin del "Ensayo", ; 3. La imitacin, ; 3. La metfora originaria, ; 2. Historia y sistema de las escrituras, ; 3. El alfabeto y la representacin absoluta, ; 4. El teorema y el teatfo, ; 5. Advirtamos empero que no se encontrar aqu ms que un acompaamiento de la Gramatologa, de su tesis breve y sin embargo infinita, de la distancia que constituye su dificultad.

Texto que tena por fin prever el desconocimiento de que poda ser objeto. Desconocimiento que no slo ha ocurrido como derivacin de un apresurado reconocimiento o de una absoluta incomprensin sino que segn parece ocurri antes de ocurrir realmente, vale decir, en su proposicin escrita.

La proposicin escrita de una reflexin acerca de la escritura es llevada as a verificar el obstculo especfico que se refiere a la escritura y que aleja el conocimiento de sus operaciones. Una verificacin semejante no da lugar a una anulacin mutua, sino a una redoblada necesidad de destruccin y construccin.

La escritura se deja interrogar; tambin se deja ignorar. La ciencia de una historia de la escritura est constituida, pero la ciencia terica del entrelazamiento entre escritura e historicidad an debe serlo.

A saber, por la transgresin que este texto calcula de la bsqueda husserliana y de la "meditacin" heideggeriana. Un "campo" que parece requerir al "hombre" en el momento en que "sale de tierra", de una manera a la vez muy antigua y muy moderna: cuando se ha distinguido de ella, cuando est en el instante de desprendrsele. La causa de esta diferencia habra estado largo tiempo olvidada un olvido tambin "necesario" y a partir de ella a partir, asimismo, de Freud sera posible una historia diferencial "inaudita", como lo ensea por otra parte el marxismo, primera y fundamental ciencia revolucionaria de una tierra no encerrada sirio masivamente abierta.

Algo ms todava sobre el ttulo: la luna, dice Vandier en su Religin Egyptienne, habra sido creada por el dios sol para que lo reemplazara durante la noche. Ra eligi a Thot para ejercer esta funcin de suplencia. Como se sabe, Thot era el dios de la escritura y por esta razn, para la palabra o ms bien para el Verbo, la figura fugaz, inasible, del suplemento, de la usurpacin.

Durante milenios, entonces, y sealmoslo con violencia hasta una poca reciente pero esta poca es el tiempo tcnico en cuyo interior nos interrogamos de manera irreductible: un tiempo que no tiene lnea, un tiempo fuera de lnea cuya rotacin y progresin nos estn a medias prohibidos todava , la escritura habra sido respecto del sol logos, habla, razn, vida, bien, padre esta luna muerta constreida a la reflexin, este espejo rocoso cuya faz escondida, femenina, su propia superficie contempornea de la formacin de.

El paso del primer hombre sobre la luna, pensmoslo con cuidado, es el paso. Con un cierto saber acerca de la muerte. Slo la escritura puede dar cuenta del desplazamiento que se vislumbra en esta serie de elipses, slo ella puede inscribirlo en su prctica nocturna y suplementaria.

Despus de esta digresin podramos leer mejor una frase tan inslita como: "En todos los sentidos de la palabra, la escritura comprendera el lenguaje. Censura irrisoria, que no podra engaar a nadie. La ciencia de la escritura ha sido "reprimida por la metfora, la metafsica y la teologa". Y slo hubiera tenido xito en hacerlo olvidar, haciendo pasar una cosa por otra, en el curso de una aventura: como esta aventura en s misma. La satelizacin de la escritura ha credo constituirse para siempre en el interior de la escritura, en un adentro ficticio equivalente a la propia capacidad de representacin de un sujeto.

El dinero reemplaza las cosas por sus signos. Por esta razn es que el alfabeto es comercial. Debe ser concebido dentro del momento monetario de la racionalidad econmica. La descripcin crtica del dinero es la reflexin fiel del discurso sobre la escritura De manera general, nosotros hablamos aqu bajo la jurisdiccin griega, que es sin duda la que impuso ms brutalmente la funcin paterna.

Es a travs de ella que nos ha sido impuesta la visin de un "Egipto" que no ha sido Egipto, as como no es China esa con la que nuestra cultura ha credo durante largo tiempo medirse y tranquilizarse. El filsofo, intolerante con la poesa, habra adoptado la escritura literalmente" a saber, el dominio de la gramtica y de la palabra.

Alcanzamos aqu lo que se separa de la escritura en sentido estricto y de la pintura. Por un lado, ya ser imposible concebir la escritura como pintura; la pintura ser vista como lo que, en la represin ideolgica de la escritura, deviene gradualmente objeto de especulacin y fetiche de toda una cultura: sera preciso estudiar, paso a paso, a travs de cada modo de produccin, esta constitucin que culmina en el modo de produccin capitalista.

Por otro lado, en este bloqueo de la escritura por la letra cuyos efectos comenzar a desenmascarar Freud, lo que est recubierto vuelto inconsciente es "la escritura que ocurre dentro y antes del habla": realidad impensable mediante la filosofa especulativa y la razn clsica de Platn a Hegel, pasando por Rousseau , impotentes frente a la escritura general. Ahora bien, en adelante la metafsica se sofoca.

Habra correspondido al formidable desarrollo de las fuerzas productivas, a su controlada instalacin dentro del capitalismo y su etapa final: el imperialismo del capitalismo monopolista de estado, ltima etapa antes del paso al socialismo y el comunismo.

Ya no responde a la pujanza de las fuerzas nuevas, destinadas a transformar completamente la economa de las sociedades humanas. No conserva ms su esfera de influencia, aunque parezca invadir el planeta y el espacio; ni controla su lenguaje, aunque an crea imponer su modo de hablar y pensar a la funcin de sentido en general. La ruptura se produce aqu en la base econmica de su clausura ideolgica: los modos de significacin en su sobredeterminacin.

En este sentido, puede decirse que la metafsica logocntrica estaba "desde un principio" impregnada por dos irreductibles elementos de exterioridad: la matemtica y la "literatura". Al mismo tiempo por un enclave sistemtico y crecientemente no-fontico matemtica donde el nombre de Leibniz se destaca junto a los proyectos de Caracterstica y de lengua universal , y por una mscra grfica que desborda la superficie representativa y es susceptible de ahondarse indefinidamente a medida que se conmueve la representacin.

Dos elementos del afuera en la seguridad parlante del adentro y de su presencia. Dos elementos que por definicin escapan al signo de la divinidad, a la divinidad como signo.

Derrota cada vez ms completa de la representacin, pero tambin ataque a su fuente, si es cierto que toda proto-escritura se arraiga en una violencia relativa al "objeto expulsado", a la vez excluido y perseguido en la lgica y la economa como sobre las paredes salvajes y fluentes de las grutas de Lascaux.

La circunscripcin del habla surge por otra parte dentro del impacto de la irrupcin china en la historia "la escritura. El rpido, incisivo desarrollo de la lingstica se ubica as en este proceso de disolucin. Ahora bien, "la escritura no-fontica rompe el nombre. Describe relaciones y no denominaciones". Aqu es preciso observar el trabajo de subversin realizado por la Gramatologa en todos los compartimientos de las "ciencias humanas" regladas por la ideologa lingstica.

Insistamos acerca del terreno reprimido de esta reglamentacin; por ejemplo, en Saussure: "La lengua literaria agranda todava la importancia inmerecida de la escritura. La escritura se arroga de esta ventaja una importancia a la que no tiene derecho. Martineta "Se aprende a hablar antes que a leer. La lingstica hace abstraccin de los hechos de grafa. Quel, 32, 33 ; "la Dissmination" Critique n? Por esta razn es preciso distinguir entre "escritura" en el sentido general, marcando aqu las comillas la funcin de escansin y de "metaforicidad" sobredeterminante irreductible a la lengua, interior a ella y escritura en el sentido estricto de la clausura ideolgica de una nocin vuelta para nosotros falsamente evidente, la de notacin lineal de la cadena hablada.

Reemplacemos aqu sustancia por materia, como sera preciso en todos lados, y nos aproximaremos al problema fundamental que se presenta en adelante a todo trabajador de la significacin. De esta forma deja sin efecto la desconfianza rousseauniana y saussuriana frente a las artes literarias.

Radicaliza el esfuerzo de los formalistas rusos, especialmente de la O. IAZ, quienes tal vez privilegiaban, en su atencin al ser-literario de la literatura, la instancia fonolgica y los modelos literarios dominados por sta. As las distinciones entre "forma" y "sustancia", "contenido" y "expresin", etc. As su utilizacin etnogrfica, psicoanaltica, "litera- Cf. Lo que la lingstica denomina escritura no tiene sino una relacin de "parentesco" con lo que la Gramatlo ga llama con el mismo nombre.

El espaciamiento de "tiempos" diferenciales, estratgicos, es ese lugar y ese no-lugar, este nada ms que lugar futuro, anterior, donde la repeticin y el a posteriori llegan siempre para re-demostrar que "la escritura es algo distinto del sujeto" Saussure: "la lengua no es una funcin del sujeto hablante".

El pensamiento de la huella al que nos introduce la Gramatologa no es una fenomenologa de la escritura ni del signo: comienza y crece a travs de los "blancos": a travs de la metafsica de la significacin llevada y activada al rojo blanco. All donde todo concepto se desengancha provisoriamente de su articulacin en cadena, tomado en la no-contradiccin, la no-negacin, la notemporalidad simple del inconsciente como lenguaje que se escribe desde siempre.

All donde "el ello suea". All donde se implanta el Bueno "en el habla de la presencia rechazada a la escritura, rechazada por la escritura". Vivimos bajo su ley. En la escansin y el despliegue maquinal de esta "cadencia" aparece entonces la "estructura granular" de la forma en el lenguaje, pero tambin o simultneamente su base escrita, sus haces de rasgos distintivos. El pensamiento de la huella es as "anterior", como diferencia, a la distincin cultivada entre naturaleza y cultura, animalidad y humanidad, etc.

No es anterior a la naturaleza misma, a la animalidad misma, sino a lo que de ellas es tolerado para que sea posible hablar. En efecto, si el materialismo, segn esperamos demostrar en detalle, nunca fue definido sino por su otro el idealismo otro que adems no es su otro sino en los lmites donde l mismo se concibe como idealidad, la perspectiva materialista se producira entonces en un sentido nunca sospechado.

Abierta-cerrada con el platonismo, cerrada por y en Hegel, se abrira sobre los confines ideolgicamente no-esclavizados de la ciencia, la refundicin se deslizara dentro de un futuro ilimitado y "viniendo" realmente de lo ilimitado. De tal manera, la Gramatologia nos permite ver la poca histrica y "lgica" del logos como "sublimacin de la huella", fundada sobre un determinado tiempo, sobre una consecutividad la linearidad fonolgica que ignora el significado en su trazado escalonado.

La filosofa sera y habra sido este discurso paralizado por la lnea y que confundira la huella con el horizonte. La palabra historia, entonces, tendra en adelante dos sentidos: uno reducira ms la historia: as se constituira la bisagra de una nueva fase de "la historia de la escritura, de la historia como escritura". El proceso histrico de la escritura se desprende entonces de una representacin de la historia interesada en no interrogar las condiciones de esa representacin.

Dicho de otro modo, el problema de la escritura en sus desplazamientos, en sus descentramientos, se plantea en la historia en su masa. Esta proyeccin lineal corresponde a un estado de la razn que desconoce a la vez el inconsciente freudiano y la realidad del materialismo histrico, en particular la importancia de un modo de produccin decisivo: el modo de produccin asitico.

No olvidamos constantemente que vivimos en un modo de produccin transitorio el modo de produccin capitalista , que impone su concepcin de la historia a partir de un "tiempo" que est a su servicio?

A partir de un lenguaje de reproduccin cuya razn de ser sera este desconocimiento de la escritura, su disimulacin en un habla inmediata, presente, que sostiene en Occidente tanto el Estado feudal religioso como la democracia capitalista burguesa, la jerarqua aristocrtica como el socialismo utpico, el idealismo como el materialismo mecanicista?

De Platn a Rousseau, de Rousseau a Lvi-Strauss, no podemos acaso trazar en el seno de lo que Derrida llama "el onirismo etnocntrico" la misma lnea de enceguecimiento? Acaso el lenguaje como instrumentalidad no es comn a todos los pensamientos que se doblegan ante esta misma razn?

Y sin embargo, desde el siglo xvill, es posible estimar ni fracaso de una de las ms formidables represiones intentadas por una civilizacin, si se entiende por metafsica, con Derrida, ese "sistema ejemplar contra la amenaza de la escritura" y "el anatema obstinadamente repetido" que aqulla efectivamente ha soportado. No es una amenaza accidental ni desordenada: integra en un solo sistema histrico los proyectos de pasigrafa, el descubrimiento de las escrituras no europeas o, en todo caso, los progresos masivos de las tcnicas de desciframiento; en sntesis, la idea de una ciencia general del lenguaje y de la escritura.

Una guerra se desata contra todas estas presiones. La violencia ejercida sobre la escritura, como rplica de su amenaza violenta, define tambin la conciencia como repetida negacin de la sexualidad: no por azar se inscribe el nombre de Sade en el contradictorio cambio de rumbo de la revolucin burguesa. Del pensamiento de la huella "unidad de un doble movimiento de protensin y de XV XVI PHILIPPE SOLLERS retencin" 6 del que Derrida anuncia, por otra parte, la "aventura seminal" 7 al pensamiento de la grafa, de "la escritura pre-literal", al seuelo que aparece como habla supuestamente sin escritura, una economa se juega en la proteccin de la cabeza pensante que crey posible trascenderse interiormente: de hecho, dentro de un falo vaco que resuena con una voz suprema, en una forma de entendimiento elevada por encima del tiempo.

La fantasa de dominio sobre la huella y los sistemas que ms directamente que otros derivan de ella la matemtica, las escrituras no-fonticas , cae poco a poco en ruinas, de un modo al mismo tiempo simple y dramtico: "la linearidad. El cogito cartesiano se desmantela al mismo tiempo que el nombre del hombre, un nombre demasiado corto para el espacio que Ise avecina. El abandono del libro por el texto, de la biblioteca por la magnetoteca, permite avizorar un porvenir trastrocante del pasado.

La escritura en sentido estricto pasar a la infraestructura.. Este campo implica que se reconozcan los lmites del fatletismo, comprendidos en su propio interior: "la fontica no slo nunca es omnipotente, sino que desde un principio ha comenzado a trabajar el significante mudo. El carcter chino wen, que significa a la vez los rasgos, las vetas de la piedra, de la madera , las constelaciones, las huellas de patas de aves, los tatuajes, el dibujo de caparazones, pero tambin la "literatura" carcter que se encuentra en la expresin cuya traduccin es "gran revolucin cultural proletaria" podra entonces designar el objeto de esta ciencia nueva e inmensa que es la gramatologa.

Por un lado: disipando la ilusin monogenetista, reforzando los fundamentos del desciframiento, avanzando en el conocimiento de civilizaciones en parte todava ilegibles los mayas , desarrollando poco a poco la exacta atribucin de esos grandes frescos que los pueblos no han dejado de erigir, de pintar, grabar y dibujar.

FUNDAMENTALS OF COMPUTER SECURITY JOSEF PIEPRZYK PDF

Jacques Derrida | De la gramatologテュa

.

ALDEA DE TULOR PDF

Jacques Derrida

.

Related Articles